martes, 29 de mayo de 2007

Kobaïa, 1970 : El viaje comienza

Kobaïa, Abril 1970




Disco 1

1. Kobaia/C. Vander
2. Aïna/C. Vander
3. Malaria/C. Vander
4. Sohïa/T. Larsy
5. Sckxyss/F. Cahen
6. Auraë/C. Vander



Disco 2

1. Thaud Zaia/C. Engel
2. Naü Ektila/L. Thibault
3. Stoah/C. Vander
4. Müh/C. Vander



Christian Vander / drums, vocals
Claude Engel / guitars, flute, vocals
Francis Moze / electric bass, contrebass
Francois Cahen / pianos
Teddy Lasry / Soprano saxophone, first flute
Richard Raux / Alto & Tenor saxophone, flute
Alain Charlery (Paco) / trompet, percussion
Klaus Blasquiz / backing vocals



Claude Martelot / Engineer
Roger Roche / Engineer
Laurent Thibault / Production
Lee Hallyday / Production Supervision
Louis Haig Sarkissain / Stage Manager
M.J. Petit / Makeup
Marcel Engel / Technical Assistant




Ahora vamos a analizar un poco de la historia relacionada a este disco que tiene que ver con la migración hacia Kobaïa. Basicamente se trata de una historia de ficción creada en la mente de Vander y traspasada a la música de una forma épica. Una historia mágica que complementa una forma musical asombrosa.


Migración : Los tiempos de hoy, ya son pasado, la decadencia en la Tierra es evidente, no existen lideres que nos den una idea de donde debemos ir ni como debemos encaminarnos, nuestras propias ambiciones han cosechado un mundo frío y sin destino alguno, nuestros avances tecnológicos han jugado en nuestra contra gracias al desequilibrio entre la naturaleza y los avances, pero también existe una luz... la migración al espacio exterior y la creación de una nueva y regenerada civilización es posible. Creada a partir del arranque del caos de la Tierra por un grupo de personas de alto nivel cultural, teniendo la convicción de poder convivir de mejor forma y crear una nueva forma de vida, donde el espíritu humano sea primordial en el estilo de vida. Esto es logrado por un grupo de personas que construyen una nave para llevar a cabo la migración hacia el exterior y encontrar un lugar adecuado para comenzar una nueva existencia Logrando vencer los obstáculos que significa viajar fuera de la orbita terrestre, logran llegar a un planeta que sería bautizado como Kobaïa.


En este disco doble, se desarolla la primera etapa de la migración desde la Tierra a un nuevo destino, donde se desarrollara la vida Kobaïana liderados por el sabio “Nebehr Gudahtt”. Según su visión y sus conocimientos, intentan la creación de una nueva sociedad dominando la energía y la comunicación. Logran una armonía entre su avanzada tecnología y el verdadero espíritu humano. El resultado, es el alcance del dominio entre la armonía y la tecnología, conjugada con la naturaleza.




La Música
Lo primero, es advertir que estamos escuchando letras en Kobaïano, o sea, un idioma propio de Magma, un nuevo universo lírico para el rock.
De la mano del Jazz y el rock, sumado a una puesta en escena de carácter conceptual, es la innovadora propuesta que entrega Magma, siendo lo mas llamativo la atípica línea musical que encontramos en el transcurso de los temas. Constantes cambios de ritmo, que con una potente instrumenstación se convierte en algo intrigante inmediatamente, una base rítmica incesante. Lo dificil es buscar un verdadero significado en las letras, pero como ya nos interiorizamos en la parte creativa, sabemos que parte importante de la comprensión del mensaje es la interpretación que podamos llegar a concluir desde el momento que conocemos la historia. Aun asi, se nos hace la idea de tener que asimilar la fuerza vocal como un instrumento más dentro de la banda.
Podemos encontrar cualquier tipo de conexiones con varios de los estilos musicales existentes hasta esa fecha, pero es evidente un desarrollo musical propio, la busqueda de nuevo camino, una nueva tendencia... esta incesante búsqueda de nuevos sonidos nos lleva a un extremo de la creación... una nueva historia en el rock. Otra historia en el rock.


El viaje ha comenzado.

1 comentario:

Estepario dijo...

Interesante historia, ahora me pregunto sino sera algún tipo de predicción?, onda Vander-Nostradamus, jejej.

Lo digo porque claramente el actual modelo del mundo no es el mejor.